El fin del ayuno

745845

No nos quiso decir cuanto tiempo llevaba sin tragárselo pero por su cara de placer y por la rapidez con la que Silvana engulló la corrida que le depositó Nick en su boca, está claro que el ayuno había llegado demasiado lejos. Era hora de que tocase a su fin la época de privación y como si fuésemos musulmanes lo celebramos con un polvazo antológico.

→VER ONLINE←